Negro sobre blanco – Entrevista con Daniel Giménez Cacho

Daniel Giménez Cacho

Con el drama por dentro

Salta de un continente a otro como un piloto comercial. Al “Chico Almodóvar” mexicano le gusta ponerse en los zapatos del público a la hora de escoger un rol. Próximo a cumplir los mágicos 50 y con una lista interminable de películas en su haber, cree firmemente en la responsabilidad hacia la sociedad de los actores y artistas en general

 

Daniel Giménez Cacho (Iñaki Pardo-Festival Internacional de San Sebastián)

 

Se siente avergonzado por llegar tarde. “Mi despertador no sonó…”, se excusa y hasta ofrece un honesto juramento de estar diciendo la verdad y nada más que la verdad. Daniel Giménez Cacho tiene aún el sueño pegado en los ojos y en las mejillas, una modorra que solamente la bondades del café le pueden ayudar a superar.

Su voz suena más profunda de lo habitual -otro vestigio de la somnolencia-, y poco a poco todos los elementos del actor mexicano se van ensamblando; con el paso de los minutos se vuelve más pasional en sus respuestas y comentarios. Y con cada sorbo de café parece olvidar al traicionero despertador, a las sábanas revueltas abandonadas de un salto y a esa ducha rápida que no cumplió con el efecto esperado.

El “Chico Almodóvar” (La Mala Educación, 2004), salta de continente en continente, cual piloto de aerolínea comercial. De México a España, Chile le reclama, Estados Unidos le pone fecha de llegada…, y así se pasa la vida este actor al que le parece una pesadilla “hacer promoción de una película que no te ha gustado…”, tarea mucho más engorrosa que de fungir de jurado en un festival internacional de cine como lo es el de San Sebastián.

Gajes del oficio, y sus secretos se quedan bien guardados como los de un médico o abogado; muy bien reza el dicho, que se cuenta el pecado, mas no se menciona al pecador, en este caso no se devela el objeto del mismo…

Hasta en estos detalles se nota la profesionalidad de Giménez Cacho, próximo a los mágicos y supuestamente maduros 50, con una lista interminable de filmes, series de televisión y obras de teatro –como actor y director. Al empeño de descubrir más sobre el espíritu humano, le echa la culpa a su inquietud creadora e interpretativa, la cual vio su génesis en su formación en las artes escénicas incluyendo la danza.

Y mientras la cucharilla sumergida en la negrura del café va dejando un espiral produciendo un cantoneo que recuerda a diminutas campanas, los sentidos de Daniel Giménez Cacho se afinan. La taza ha callado, ahora es él quien inunda el silencio con su cantadito mexicano y reflexiones.

(Lee la entrevista completa en ENTERTAINMENT por SuperCable de noviembre 2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s