Negro sobre blanco- Entrevista con Pilar López de Ayala

Los fantasmas del miedo

Con el thriller psicológico Intruders, junto a Clive Owen, todo parece indicar que la actriz madrileña se lanza a conquistar la cinematografía anglosajona, y aunque niegue que su carrera profesional carezca de estrategia, su próximo proyecto será una producción estadounidense

Pilar Lóper de Ayala - Festival de San Sebastián

De esa camiseta blanca que aquel día Pilar López de Ayala (Madrid, 1978) había metido dentro de su falda negra de tubo, sobresalía un inmenso “I?m…”, y dejaba un acertijo a quien llegase a su encuentro en la elegante suite del Hotel María Cristina de San Sebastián.

No cuesta mucho completar ese “Yo soy…” de la camiseta de una de las actrices españolas más destacadas de estos tiempos. Para aquel momento Pilar ni se imaginaba que esas letras inglesas se podrían completar con un “… la próxima nominada a los Goyas por Intruders, cuyo papel secundario convenció (otra vez) no solo a los señores del “Oscar español”, sino también a las audiencias de los países donde se ha proyectado el thriller dirigido por el canario Juan Carlos Fresnadillo y estelarizado por Clive Owen.

“No es cuestión de géneros, más bien es formar parte de una buena historia”, trata de explicar su aquel “sí” sin rodeos ni condiciones a la coproducción estadounidense-española-inglesa, en la cual interpreta a la madre del pequeño Juan, perseguido por Carahueca, el protagonista de sus terribles pesadillas.

Hacia esta mezcla de realidad y fantasía, titulada en castellano Intrusos, la galardonada intérprete madrileña sintió el cosquilleo del entusiasmo. “Me gustan mucho la ciencia ficción y la fantasía, eIntruders tiene un componente fantástico que me encanta”, expone, “es una película de suspenso, no de terror, con una parte de drama psicológico muy interesante”.

Después del estreno mundial en tierras canadienses, Intrusos abriría la 59 edición del Festival de Cine de San Sebastián. Es todo un acontecimiento para el equipo del filme en cuestión, sin embargo, Piluca -como la llaman en el seno familiar que la actriz se reserva con comprensible recelo-, mostraba aplomo, emoción controlada, un semblante de plácida satisfacción por haber llevado a buen puerto un personaje del cual ni nombre figura en los créditos.

“La madre que interpreto en Intruders no es un espíritu, pero le falta poco para serlo”, ríe de buena gana la recordada Juana La Loca, al empezar a diseccionar su rol. “Para mí es una superviviente, tuvo un accidente que le marcó para siempre, es una madre sobreprotectora, y el hecho de no haber hablado de lo que le ocurrió, marca la relación con su hijo, afectando también su carácter”.

(Lee la entrevista completa en Sala de Espera – Venezuela de mayo 2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s