Entrevista con Ricardo Darín

“De las crisis se aprende mucho”

Con cada película, el actor argentino se reafirma como el intérprete más internacional de su país

Ricardo Darín en "El Secreto de sus ojos", de J.J Campanella (Foto: Festival de San Sebastián)

Ricardo Darín en “El Secreto de sus ojos”, de J.J Campanella (Foto: Festival de San Sebastián)

Esta entrevista comenzó mal. Pautada a las diez de la mañana en el Hotel María Cristina de San Sebastián (España), todo parecía ir por buen camino hasta que Ricardo Darín (Buenos Aires, 1957) entró en la habitación con lentes oscuros.

“No, no me pasa nada. No, no estoy enfermo…”, enfatizaría quien en aquella oportunidad fungía como jurado del Festival de Cine de San Sebastián, ante la extrañeza de quien escribe. “Qué mal comenzamos, ¿no?”, diría el intérprete seguidamente con una sonrisa, borrando así la mala impresión que había dejado una inoportuna curiosidad.

La profesionalidad de Ricardo Darín es una de sus marcas personales. No mencionó la pequeña intervención ocular (la causa del uso de los lentes) tal vez para no desviar la atención hacia algo insignificante.

El actor una vez más dio muestras de que posee el don de hacer que un extraño se sienta a gusto en cuestión de segundos (y más después de errar), así como de crear una amena atmósfera en un encuentro que al fin de cuentas es trabajo para ambas partes. Y esto no es nada nuevo, ya que en cada entrevista la impresión de honesta cercanía que deja el actor argentino derrumba todo estereotipo.

El de Darín es un rostro muy familiar y querido por la audiencia. Se le recuerda en la oscarizada El Secreto de sus Ojos (2009), El Hijo de la Novia (2001), o en El mismo amor, la misma lluvia (1999), todas ellas de Juan José Campanella; como también en Nueve Reinas (2000) y Aura (2005) del fallecido Fabián Bielinsky; así como en La fuga (Eduardo Mignogna, 2001), Kamchatka (Marcelo Piñeyro, 2002), o en Carancho (2010) y Elefante Blanco (2012) dirigidas por Pablo Trapero.

A todos estos largometrajes les sigue un larguísimo etcétera, incluido un intento como director (La Señal, 2007); una lista que en el momento de esta entrevista tenía varios estrenos pendientes y un proyecto (lo nuevo de Walter Salles) que, para su pesar, no termina de arrancar.

(Lee la entrevista completa en Sala de Espera- Venezuela)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s