Berlineando 6

Entre verdaderos revolucionarios

Interior de la Berlinale Palast desde el cuarto piso. Aquí se proyectan las películas de las 9 am y se hacen todas la galas

Uno de los aspectos más bonitos de este trabajo es el conocer a gente que te haga pensar, reflexionar y muchas veces hasta cambiar tu actitud ante la vida. Ayer tuve unas conversaciones súper interesantes con Gael García Bernal, Rodrigo García, Diego Luna , Gerardo Naranjo, Fernando Eimbcke y Patricia Rigen. Todos ellos directores de los diferentes cortometrajes que componen la fantástica película Revolución.

Todos llegaron resacados, aún medio borrachos por culpa tanto del tequila ofrecido en la celebración en la Embajada mexicana en Berlín, como por la alegría de ver por primera vez el resultado del proyecto en la gran pantalla. Hasta el lunes por la noche ellos no habían visto los cortometrajes de los demás, ni mucho menos la composición de Revolución. Total que de este encuentro salí flotando, llena de esperanzas, y aunque la palabra esa que le da el título al filme esté desgastada, abusada, maltrecha y pisoteada, no hay que olvidar el significado puro que la misma representa, más allá de aquellos hombrecillos que cada día la dicen a la ligera.

Antes de mis entrevistas había visto la película turca en competencia, Miel. Es un típico filme de festival, que a pesar de su belleza, sabemos muy en el fondo que no se va a estrenar en las salas comerciales. Cuenta la vida de una pequeña familia en las montanas de Turquía, que vive de la recolección de miel.

La que sí va a tener estreno comercial, y tal vez aguante varias semanas en cartelera, será la comedia Please Give, con Catherine Keener, Amanda Pett y Rebecca Hall, dirigida por Nicole Holofcener. Hoy tendré entrevistas con estas chicas, así que luego contaré más.

Las chicas de Please Give, después de la rueda de prensa

Cada vez que escribo este blog, me da la sensación de que ustedes piensan que yo no como, ni duermo, ni que voy a ninguno de los cócteles que se ofrecen. Al de Revolución confieso que no fui porque me enteré demasiado tarde (cuando ya mis lentes de contacto estaban de reposo y me había enfundado en mi pijama…), pero anoche un colega alemán me llevó a dos agasajos. ¡Qué fácil fue convencerme…!

Normalmente la cosa es más beber que comer, pero en el segundo (ofrecido en la “embajada” de los Länder del norte de Alemania), tuvieron la delicadeza de ofrecer comida. “Mientras más insignificante el evento, más plata se gastan…”, comentó muerto de la risa Wolf Martin.

Noche de cocteles...

Cuando te vas de cocteles en la Berlinale, la cosa también es de hablar, sobre todo de cine. Pero anoche curiosamente, un amigo de mi colega, quien cuando era jovenzuelo estudió dos años de Teología (para luego cambiarse a Sociología), nos echó el cuento de aquella experiencia. Eran otros tiempos, dijo, hasta la RAF (la banda alemana de terroristas burgueses) estaba activa… ¿Crees que después de tantos años de activismo político, los alemanes han caído en el letargo?, le pregunté. Definitivamente, dijo, aunque algunos jóvenes muestran cierto interés político.

Es que claro, con los mexicanos más el documental que vi sobre la Revolución Verde en Irán, ni las tres copitas de champaña que me tomé pudieron calmar todas esas preguntas que me saltaban en la cabeza.

¡Ah, no, qué intenso…!

Interior de la "embajada" de los Länder del norte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s