Comiendo orugas con palitos

No es ningún cuento que los chinos comen todo lo que está vivo y lo que no también. Algunas cosas son de verdad deliciosas, pero ante otras se necesita valor para llevárselas a la boca. No hablo del terror ciego de los occidentales de comer perro, por aquello de meter gato por liebre, sino de otras especies del mundo animal como orugas, estrellas de mar, caballitos de mar, serpientes, escorpiones, etc.

Tofu en tiritas, un plato frío con sabor a mucho condimento…

De las orugas en pinchos, hay que escupir la parte exterior

La pasión por los pinchos o brochetas es indescriptible. Desde las orugas hasta pedacitos de carne (cerdo, res, pollo o cordero) pasando por huevitos de codorniz o trocitos de tofu. Desde tarantines callejeros a restaurantes especializados en pinchos, a los occidentales les resulta muy curiosa esta manera de comer.

Tenderete callejero de brochetas

No tuve el valor para comer esto. Son "fetos" de pollito en brochetas

Lo inimaginable en pinchos

Frutas caramelizadas por supuesto que en brochetas

No soy una experta en gastronomía china,  pero es evidente que les encanta el sabor dulzón en las comidas. Y aunque las diferencias regionales son considerables, se usa mucho una mezcla de condimentos cuyo sabor se encuentra en la gran mayoría de las comidas.

Pato con patatas (un poco dulzón)

El tema del pan no se escapa de la locura de los chinos hacia lo dulce. Es muy difícil, por ejemplo, descubrir cual paquete de pan para tostadas no es dulce. Así que hay que probar y probar hasta encontrar uno salado. Las panaderías tradicionales chinas ofrecen una gran variedad de bollos de textura suave, sin corteza, ya que el modo de preparación está basado más en el método del vapor.

Algunos tipos de panes

No hay que olvidar que en ese país gigantesco existen diferentes grupos culturales, siendo uno de ellos la minoría musulmana. Merodeando por las calles de Changchun, encontré este puesto de pan. Y éste sí que es completamente salado.

Pan artesanal

Realmente delicioso

Debo admitir que desarrollé una debilidad por una especie de bollos salados rellenos llamados BAOZI. Es una masa que al estar preparada al vapor resulta muy suave. Los baozi pueden estar rellenos de un picadillo de carne y col o de vegetales. Claro que también existe una versión dulce, pero no alcancé a probarla. A los chinos les gusta comer baozi en el desayuno, pero en realidad los comen a toda hora…

Mis preferidos: baozi. Estos estaban rellenos de carne

Puesto callejero de baozi

Pensé que los estadounidenses exageraban con la comida, pero los chinos son el colmo. Es increíble ver no solamente la gran cantidad de puestitos callejeros de comida, sino también todos los restaurantes de todas las dimensiones y categorías, que existen prácticamente uno al lado del otro (y bien concurridos…) Definitivamente a los chinos les gusta comer a toda hora, donde sea y como sea, independientemente del tiempo que haga en la calle…

Estos "pastelitos" no sé cómo se llaman, pero están rellenos de carne y se hacen en esa planchas dobles. Aquí no los compré, pero los probé en otro sitio

Una larga hilera de tarantines de comida en una de las calles de Changchun más transitadas

En Changchun, al norte de China, la comida es muy diferente a la del sur. No lo digo por experiencia propia, sino por lo que me han contado. Estuve en Changchun por un buen rato, y en esta ciudad se puede comer desde la comida auténtica de la región hasta especialidades mongolas de la parte china, fielmente preparadas, según me contó una persona que conoce muy bien Mongolia.

Algunas especialidades de Mongolia, difieren de las chinas en el tipo de condimento que usan. Y aún faltaban cosas...

El famoso té mongol a base de leche de cabra y mantequilla. Un poco salado de gusto

Como amante de las sopas, presté mucha atención y puse toda mi disposición a probarlas. Hay algo muy curioso y es que en los supermercados hay pasillos dedicados exclusivamente a las sopas instantáneas que los chinos consumen por toneladas.

A lo largo y ancho del aeropuerto de Pekín hay estos expendedores de agua caliente, bien sea para té o para las adoradas sopas instantáneas

De paseo por el Mercado Imperial en Chanchung, dio la hora de la comida. Afuera hacía un frío de miedo y lo que “pegaba” era una sopa levantamuertos. Entramos en una taguara donde preparaban la sopa MA LA TAN (esto es pura fonética) LA es picante, así que la mía fue simplemente MA TAN.

La "MA LA TAN" la sirven de este modo, hay que revolver todo muy bien

La MA LA TAN es una sopa como de las siete potencias, con DE TODO. Al ver cómo la hacían y donde la servían me dije, “hasta aquí llegué… Dentro de unas horas estaré en el hospital con un parásito en el estómago…” Sobreviví y la sopa estaba buenísima.

Lista para comer

Otra gran pasión china es el llamado HOT POT. Hay restaurantes dedicados solamente a esta especialidad, la cual consiste en una olla a la cual se le agrega un caldo base. Esta olla hierve con regularidad, y se le añaden diferentes cosas como carnes, tofu, fideos, verduras, etc. Poco a poco se van echando esos ingredientes al caldo, luego se van “pescando” y se comen con una salsa a base de cacahuetes (maní) Increíblemente rico y muy divertido para comer.

Si hubieran visto el que tenía la gente de enfrente, se mueren. Este era mega ligero...

Volviendo al sabor dulzón, es fácil imaginar que los dulces es muy importante para los chinos. Pues nada más hay que pensar que en los supermercados se les “dedica” más de tres pasillos a las galletitas, pastelitos, frutas confitadas, y cosas por el estilo.

Todas las pastelerías tienen una vitrina estilo Big Brother

... y aún no estaba lista...

La pastelería en cuanto a aspecto es bastante parecida a la occidental, pero el sabor es un poco diferente. Para las tortas y pasteles usan una crema parecida al chantilly, pero el gran problema es que le ponen a un flaquísimo bizcocho una capa considerable de esa crema.

Una pastelería típica dentro de un mercado

Todos sabemos o al menos sospechamos que la comida china que consumimos en nuestros países, muy poco o nada tiene que ver con la auténtica. Pues esto es bastante cierto. Y una de las pruebas es el famosísimo PATO PEKINÉS. Tenía la intención de probarlo en DA DONG, que es una de las cadenas de esta especialidad con más prestigio en Beijing y en toda China, pero no lo logré. La premura del tiempo hizo que me metiera en el primer restaurante que se me puso por delante…

Faltaba un plato aún...

Al pedir un pato entero no hay que tener miedo. Te traen el animal y te dicen “ése es su pato”, y empiezan a cortale primero la piel, para servirla en lonchas, luego la carne y por último piel con carne. Ponen una especie de crepes de tres colores diferentes (blanco, naranja y verde), ciertos vegetales, azúcar, ajo picado y salsas. Se puede pedir otras cosas, pero esto es lo básico. Para comer el Pato Pekinés hay que armar estos crepes como si fuera un burrito mejicano. A la próxima vez, me voy directamente al DA DONG para comparar…

Anuncios

Un pensamiento en “Comiendo orugas con palitos

  1. grey

    que chevere lo que has escrito ! y las fotos estan buenisimas, de verdad creo que comeria sin preguntar que es porque sino a pasar hambre se ha dicho 😀

    demasiado comico: “sopa MA LA TAN (esto es pura fonética) LA es picante, así que la mía fue simplemente MA TAN” LOL

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s